Hasta finales de 2016, todos los productos de traducción automática en el mercado se basaban en algoritmos que empleaban enfoques estadísticos para determinar la mejor traducción factible para una palabra determinada. La traducción automática utiliza un software con el que convierte el idioma de origen al idioma de destino. Aunque puede parecer algo muy sencillo, hasta las traducciones más básicas requieren de una serie de procesos de gran complejidad.

¿Qué es exactamente la traducción automática?

La traducción automática (TA) es la traducción automatizada de texto realizada por un ordenador. Para llevar a cabo las traducciones de los textos, la traducción automática utiliza algoritmos informáticos sin la intervención humana. La traducción automática traduce el material de origen a uno o más idiomas de destino de forma rápida y fácil. Google Translate es quizás el motor de traducción automática más conocido.

Es importante distinguir entre la traducción automática y la traducción asistida por ordenador (TAO). Si bien la TAO utiliza los motores de traducción automática, su objetivo principal es ayudar al traductor humano. La traducción automática, en cambio, es un producto exclusivo de la máquina, aunque pueden intervenir revisores humanos para garantizar una calidad óptima.

Hoy en día, se utilizan los siguientes tipos de sistemas de TA:

• Traducción automática basada en reglas

Utiliza reglas gramaticales y lingüísticas, desarrolladas por lingüistas expertos, y diccionarios que se pueden personalizar para un tema o industria específicos.

• Traducción automática estadística

No se basa en reglas y palabras lingüísticas; aprende a traducir analizando una gran cantidad de traducciones humanas existentes.

• Traducción automática neuronal

Se enseña a sí mismo sobre cómo traducir mediante el uso de una gran red neuronal. Este método se está volviendo cada vez más popular, ya que proporciona mejores resultados con los pares de idiomas.

¿Cuáles son los beneficios de la traducción automática?

• Ahorra tiempo 

La traducción automática puede ahorrar mucho tiempo porque puede traducir páginas de texto completas en segundos. Sin embargo, es necesario tener en cuenta que los traductores humanos siempre deben editar estas traducciones.

• Reduce los costes

Debido a que requiere menos intervención humana, la traducción automática puede reducir de forma significativa los costes.

• Memoriza los términos

Otra ventaja de la traducción automática es su capacidad para recordar términos esenciales y reutilizarlos donde sea que puedan encajar.

La traducción automática ha avanzado sustancialmente a lo largo de los años y ahora está ayudando a muchas empresas a localizar su contenido para llegar a una audiencia global. Cuando se usan correctamente, pueden ofrecer resultados de gran calidad con una intervención humana mínima. Aunque están muy lejos de ser totalmente autónomas, las traducciones automáticas son beneficiosos para proyectos con volúmenes de texto muy elevados en los que la traducción humana puede resultar poco práctica.

En K&J Translations queremos ayudarte a garantizar traducciones de la más alta calidad y llevar a tu empresa al siguiente nivel.